miércoles, 25 de julio de 2012

"Fight Club"

¿Y si lo que leí, casualmente en la “Cierta-Red-Social”, es cierto?

Digo casualmente, porque así fue. Estaba aburrida, evitando no hacer las cosas que me corresponden cotidianamente y… ¿viste esas páginas a las que pones “Like”? ¿Qué siguen apareciendo en el principal, por llamarlo de una manera, hasta que te aburrís y las bloqueas? Bueno, la imagen era de una de mis películas favoritas: “Fight Club”, y la frase, dicha por el  personaje encarnado por Brad Pitt, Tyler Durden: “Es sólo cuando perdemos todo, que somos libres para hacer lo que queremos”

A eso me refiero. Y sí tengo que mandar todo bien, pero muy bien a la mierda, dejar atrás los compromisos, las obligaciones y aquello que nos hace parte de la sociedad en la que vivimos, para llevar una existencia más… voy a calificarla de “liberal”, ya que no se me ocurre una mejor palabra. Después de todo, siempre fue mi sueño agarrar una mochila con algo de ropa y empezar a caminar, detenerme cuando me canso y ser básicamente uno de los personajes de alguna historia fantástica, de esas que tanto me gustan. Irme bien lejos, donde nadie me conozca y construir una nueva vida de la nada… A ver... ¡Soñar es gratis todavía!

*Créditos a mi hermano por la imagen*
“Ojalá pudiera”, pero… ¿Por qué es exactamente, que no podes? ¿Es porque tenés que trabajar, para ganar un sueldo que vas a ahorrar para el futuro o gastar en cosas que no necesitás, para agradar a gente que no te interesa? *Citando una frase también de la peli* ¿Es porque has cumplir con las expectativas de otras personas? Por ejemplo, tu familia… tus amigos… ¿Cuál es la razón? Porque en el mundo de hoy, es peligroso… no estás en la Tierra Media, donde en los Bosques te pueden rescatar los elfos o bien, los dúnedain a lo sumo…  Ajam, ¿Tan frágil sos?

¿Está mal querer ser egoísta por una vez, hacer lo que de verdad crees que te hará bien? Ojo, podemos llamar a tu actual existencia muy desinteresada, considerando que siempre priorizas el bienestar de los demás. Mirá que eso también es patético, sobre todo cuando vos querés algo y no te lo dan. De ahí vienen tus malditas dudas y por eso te quedas como un maldito zombie, sin poder mover un maldito musculo durante horas. Y más aún, si nadie te da una explicación coherente a tu situación, es más hasta pareciera que a veces les chupa un huevo o se quedan sufriendo porque “Te negaste”, en vez de hacer algo. Y no digo obligar, solo quiero que me den un por qué, no un “Lo tenés que descubrir”. Porque así siento que termino haciendo cosas que no quiero o no se me consulto si estaba de acuerdo.

“¿Quien sos vos para hacer esas preguntas? Aceptalas y nada más” Yo te contesto: ¿Y quién te crees que sos vos, que intentás manejarme igual que un peón? Juro que voy hacer todo lo posible para evitar que me utilices otra vez. Vamos a caer en un círculo vicioso. “Podes correr, pero no esconderte” Ok, pero quien va a evitar que lo intente. Nada más. Cuando quieras, te espero para que me ilumines en el tema, ¿dale?
El problema, es que seguramente, terminarías repudiando esa existencia ya que amas las estructuras.

AUS-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada